jueves, 2 de junio de 2016

Llega el verano.



Estamos a primeros de Junio y pronto llegarán las vacaciones de verano, lo que será motivo de alegría para unos y de preocupación para otros.  Alegría para muchos niños que se sienten encarcelados en horario escolar y que necesitan descansar, jugar, aburrirse y soñar, aprender cosas distintas y tener experiencias diferentes; preocupación para esos padres que no disponen de vacaciones y no saben cómo atender a sus hijos durante ese período que se les antoja eterno, que lo tienen difícil para llegar a fin de mes o directamente, no llegan a fin de mes, y no disponen de un dinero extra para que su hijo haga “ese curso, campamento, viaje”  que posiblemente les haga a ellos más felices que a su hijo (porque son ellos quienes realmente desearían haber hecho ese curso).



Cuando miro la cantidad de ofertas que ruedan por las redes sociales de “Campamentos y cursos de verano” para niños de AACC, me surgen varios sentimientos casi contradictorios: por un lado, la alegría de ver una oferta desbordante que no existía, ni muchísimo menos, cuando yo era pequeña o cuando lo eran mis hijos; por otro lado, un asombro increíble al ver la, también, desbordante imaginación o el increíble morro, según se mire, que le echan algunos a la hora de montar un “curso, campamento, viaje” para niños de AACC, por último, la empatía hacia esos padres que, sin poder hacer frente a ese dispendio creen que “no lo están haciendo bien” con sus hijos de AACC por no poder hacer “cosas” ese verano.



Y es que aunque el refrán español diga aquello de “Sales más caro que un niño tonto”, la experiencia me dice que “un niño listo sale tan caro o más caro que uno tonto”, sobre todo si te dejas llevar por las modas o por el consumismo o si no le echas "sentido común" a la vida.



Y me sale la vena maternal y no puedo sino lanzarme a escribir para deciros unas cuantas cosas, fruto de la experiencia, sobre esos maravillosos cursos y campamentos de verano que van desde el típico estival de inglés, la robótica (con lego, sin lego, …), la música, el arte, hasta el  buceo.



1º)  La palabra vacaciones se deriva del latín “vacans”, participio del verbo vacare (estar libre, desocupado, vacante) y se denominan vacaciones a los días dentro de un año que se toman como descanso total o el receso de la actividad (estudio o trabajo) en un período determinado.



Al igual que alimentarse o dormir, el descanso es una necesidad biológica y mental imprescindible después de largas jornadas de trabajo, más en los niños de AACC que, mayormente han estado “malviviendo” la escuela, casi como si fuera una cárcel o como un centro de conflictos, ansiedad y frustración.



Desde mi punto de vista y basándome en el conocimiento y la experiencia, tal como he dicho al principio, en los niños, ante todo, las vacaciones son para descansar, dormir, jugar, aburrirse, soñar, salir de la rutina, hacer cosas distintas que no tienen porqué “ser útiles” al estilo de las nuestras, sentirse amados, seguros y tranquilos. 



Mis mejores recuerdos sobre la época estival son esos eternos días de verano al sol sin hacer absolutamente nada, jugando a los naufragios en la piscina, para cabreo de mis padres, con cáscaras de sandía en las que se habían subido un montón de hormigas descuidadas. Leyendo encima de la cama en la inevitable siesta, novelas policiacas, de vaqueros o románticas, aquellas que cayeran un mis manos.  Trasnochar mirando las estrellas u oyendo música y levantarse casi a medio día, con otro larguísimo día sin nada que hacer por delante.



2º)  Vivimos en una sociedad competitiva y consumista y queremos ser “los mejores padres del mundo mundial”. 



Vale, si tu eres de esos padres que se empeñan en hacer cosas “útiles”, -yo también lo he sido- te diré:  ahora que son mayores, mis hijos prácticamente no se acuerdan de esos “maravillosos cursos y campamentos de verano para niños/as de AACC” a los que los llevé durante su infancia.  Para mi coraje, tampoco se acuerdan de todos esos viajes culturales que hicimos durante esa época por medio mundo y que nos costaron una pequeña fortuna.  Yo sí que me acuerdo de la ilusión que me hacía, de los problemas de intendencia de viajar con niños pequeños, de los equilibrios económicos durante el invierno para aprovechar el verano, de que pensaba que estaba ampliando su mundo y sus posibilidades, de que pensaba que llenar su tiempo con todo tipo de actividades era lo mejor para ellos….  Conclusión, quien era feliz con esos viajes y actividades era yo, no ellos.



Sí que recuerdan los campamentos de Taekwondo de Dinamarca, a los que acudimos durante 5 años y de los viajes que han hecho a partir de los 11-12 años, pero los anteriores quedan en una nebulosa solo refrescada por las fotografías que prueban que ellos estuvieron allí y lo hicieron.  Y según ellos, los campamentos de verano especializados no fueron tan fantásticos y, palabras textuales, “nos los podríamos haber ahorrado”. 
 – ¡¡¡¡ Choffff !!!!



Una de mis mayores sorpresas al hablar con ellos sobre este tema es que uno de sus viajes más felices y que mejor recuerdan fue el de una semana en Marruecos, en un Hotel de 5 estrellas con todo incluido, en el que no hicimos absolutamente nada, excepto descansar.



3º)  Aquello de las vacaciones útiles.  (-¿Para quién?- deberíamos preguntarnos)



Si os empeñáis en medir el tiempo de vuestros hijos como si fuera el vuestro, a pesar de que vuestras necesidades y las suyas son muy diferentes, o si queréis lavaros la conciencia de la culpabilidad que supone no saber dónde vais a colocar a los niños durante las vacaciones porque vosotros no las tenéis. – Perdón, cierto: no todo el mundo tiene la suerte de tener vacaciones, no nos lo podemos permitir y no tenemos con quién dejar a los niños fuera de nuestro horario laboral, ...-, os vais a encontrar montones de excusas, - sí, se me ve el plumero-, de sabios artículos educativos y, supuestamente, pedagógicos, incluso, sanitarios, que os hablarán de las bondades de las “vacaciones útiles”, o de “hacer deberes en verano”, cuestión esta a la que nosotros nos hemos negado siempre por principio y que es tan fácil como enviar una nota al Colegio diciendo esto mismo.



Si es así, deberéis plantearos algunas cuestiones, porque en este mundo, como en todos, “no es oro todo lo que reluce”.



Antes de arruinar las vacaciones de toda la familia o de pedir un crédito para enviar a tu hijo/a a ese maravilloso curso/campamento, detente un momento y plantéate las siguientes preguntas:



¿De verdad que ese curso de buceo/inglés/robótica/música,… para niños de 6 a 18 años es lo que tu hijo/a de AACC necesita?  ¿En qué se diferencia ese curso de un curso de buceo/… para niños/as “normales” de 6 a 18 años, salvo en que cuesta el doble? ¿Si agrupan a los niños por edades y no por capacidades, no es más de lo mismo?



¿Quién te asegura que solo los niños/as de AACC van a acudir a estos campamentos?  ¿Tanto merece la pena que tu hijo/a se junten con otros niños/as con AACC como para que te gastes lo que no tienes en estos campamentos?  ¿Sabe tu hijo relacionarse con otros niños, sean o no sean de AACC? ¿Estar rodeado de otros niños y apartado de su entorno tras un curso “complicado” es lo que tu hijo/a realmente necesita?



¿Quiénes son esos supuestos “especialistas en AACC” que han aparecido como las setas por haber hecho “un curso de formación” sin ningún tipo de homologación y sin la más mínima experiencia en este campo, para dar ese curso? 



¿En qué le va a beneficiar a tu hijo hacer ese curso? ¿Le va a hacer más feliz, mejor persona?, ¿Le va a ser, siquiera, útil?



Por último ¿quiere tu hijo, realmente, hacer ese curso? 



Obviamente, mi experiencia es mía, pero es experiencia a fin y al cabo y dice el refrán que “más sabe el diablo por viejo que por diablo”.  Todo lo que vuestros hijos realmente necesitan es sentirse amados, seguros, tranquilos y disfrutar de vosotros con mucho, muchísimo tiempo por delante para algo tan maravilloso como "vaguear".



Sed felices.



viernes, 6 de mayo de 2016

Una de frikis: “El Doctor, los Nerds y la LPDDT”.-



Anoche soñé con el Doctor.

Doctor Who es una serie de ciencia ficción de la televisión británica, producida por la BBC, que narra las aventuras de un Señor del Tiempo conocido como «el Doctor», quien explora el universo en su TARDIS, una nave espacial con conciencia propia capaz de viajar a través del tiempo y el espacio. Por fuera, simula ser una cabina de policía azul, como las que existían en las calles del Reino Unido cuando la serie comenzó en 1963.  Con la ayuda de distintos acompañantes, el Doctor se enfrenta a una variedad de enemigos mientras salva civilizaciones, visita tanto el pasado como el futuro, ayuda a gente común y corrige injusticias.  Como otras series de ciencia ficción se basa en la eterna lucha del Bien contra el Mal, de la Luz contra la Oscuridad.  Es una de mis series favoritas desde hace muchos, muchos años. 


Once upon a time…       

Los familiares sonidos de la Tardis repiqueteaban a mi alrededor mientras que escuchaba canturrear al Doctor que se encontraba cocinando:

-          “Paella, … tierra soñada por mi, …” Umm, creo que no era así, decía, mientras bailaba con una especie de sartén con asas, dando vueltas a mi alrededor.

-           Mira Rose, es un plato fantástico, mezcla de tierra y de mar y te dará una pista de hacia dónde nos dirigimos hoy.

Lo miré intrigada, sabiendo que no podría contener la emoción que reflejaban las chispitas de sus ojos cuando nos disponíamos a emprender una nueva misión.

-          He recibido la llamada de una vieja amiga, miembro de la LPDDT.

-          ¿La LPDDT? – Si, Rose, la Liga Para la Defensa del Talento, pero yo prefiero llamarlos los Caballeros Blancos, me suena más, … más medieval, con sus cruzadas y sus conjuras, sus ideales, sus pasiones, sus códigos éticos, …

Acostumbrada a los circunloquios del Doctor, esperé pacientemente sus explicaciones.

-          Verás, es una historia algo triste, Hispaland, como todos los países de este planeta, contiene un regalo precioso:  los Nerds, criaturas frágiles y maravillosas, capaces de desarrollar un magnífico potencial de sabiduría y talento para ayudar a la humanidad a evolucionar hacia estadíos cada vez más perfectos.  Pero entre sus gentes también conviven los Arácnidos, seres primitivos, egoístas y maliciosos, que solo se sirven a sí mismos, y que utilizan sus redes de engaños y palabrería para envolver y embaucar a los pobres humanos.  Dominan el arte de la mentira y disfrutan haciendo daño, pero, … también tienen un gran defecto:  no saben hacer nada que no sea servirse a sí mismos y carecen de imaginación;  por eso odian a los Nerds, impiden que se desarrollen y, si alguno llega a brillar con luz propia, o bien los utilizan o los tratan de eliminar.

-          Los Arácnidos sirven a la Oscuridad en su eterna lucha contra la Luz.  Junto a otros seres de espíritu turbio, hacen todo lo posible por eliminar a los Nerds, poniéndoles trabas en todos los ámbitos:  les atacan cuando son pequeños y no pueden defenderse llevándoles a la enfermedad e, incluso, hasta el suicidio;  no dejan que se desarrollen, les impiden crear, investigar, expresarse o enseñar,  les ridiculizan, les dejan sin trabajo para que no puedan sobrevivir o formar una familia, les exilian del país.  No soportan la luz que desprenden, ni la posibilidad de que sean libres y de que guíen a otros hacia el cambio.  Sobre todo, odian que ellos jamás podrán ser como los Nerds, por lo que se aprovechan del daño y el caos que generan las Arañas.

-          Y la gente ¿no se rebela?

-          Desgraciadamente los habitantes del país, durante su infancia, fueron inoculados con el virus del VOC.  Antes de que yo fuera a preguntar, él ya estaba respondiendo: - Ver, Oír y Callar.-  Si a eso le unes cuatro cambios de sistema educativo en menos de treinta años, te encuentras con una población pasiva, que no piensa por sí misma, que ni lee, ni escucha y que son el caldo de cultivo perfecto para que la Oscuridad y sus secuaces se alimenten y se expandan, tal como actualmente sucede en todos los niveles del país.  Una lástima.

Mientras charlábamos, la Tardis, suavemente, se había posado en un fragante jardín, donde la primavera mostraba la rabiosa belleza de sus hojas nuevas y de sus flores, dándonos una alegre bienvenida.  Una mujer que desprendía elegancia y jovial serenidad, nos recibía de pie en el porche de una bonita casa.  El Doctor corrió a abrazarla y levantándola por el aire mientras reía, me dijo: 

-          Rose, esta es Helen, Lady Helen, Dama Blanca de la LPDDT.  Yo la enseñé a vestirse y ambos repitieron al unísono:  “Procura siempre ponerte algo que combine: La cabeza que haga juego con el corazón … y las palabras con la buena educación.” Lo que terminaron con una carcajada que mostraba su total complicidad.

-          Doctor, cuanto te he echado de menos.- dijo Helen.

El Doctor dejó a Helen en el suelo y se puso repentinamente serio, en uno de esos cambios de humor de quien, teniendo miles de años, ha visto cuanto hay que ver en ésta y otras Galaxias y en los límites del Universo y su única búsqueda y servicio es el del Amor.

-          ¿Qué ha sucedido Helen?

-          Ha vuelto a suceder Doctor, se nos ha colado una Araña en el club de padres de los nerds y todo el trabajo de tanto tiempo, se vuelve a caer.  Estoy comenzando a cansarme.  Ya sabes el daño que hizo la Araña Mr. J., que sigue dando guerra por esos mundos de Dios, cumpliendo el refrán de que “Bicho malo nunca muere”.

-          ¿La táctica?

-          La misma de siempre:  comienza en sus tierras fingiendo amistad con los Nerds que han crecido y están haciendo algo por lo demás.  Utiliza su aspecto inocente para ganarse su confianza y accede a su círculo, luego los va envolviendo con su red de medias verdades, falsedades y enredos hasta conseguir que quienes la rodean le hagan el trabajo sucio y atacan al pobre Nerd hasta que no puede más y se aleja, aprovechándose de su obra para conseguir su objetivo:  inmovilizar a los nerds para impedir que se desarrollen y que trabajen para su particular beneficio.  De este modo satisfacen su ego sin límites, buscando cotas de poder cada vez mayores.   Ha extendido sus redes hasta los confines de la tierra y ha vuelto a repetir la actuación.  Ya ha conseguido quedarse con el mando absoluto del club, destruye a cualquier disidente que trate de enfrentarla, ha implantado la ley del silencio y, apoyada en sus mastines, se dedica a atacar a los Caballeros Blancos creando caos y confusión.  Se hace llamar Missmad, y de veras que es un nombre acertado en este caso, pero hay más Arañas en la sombra trabajando para la Oscuridad.

La doncella de Helen nos había servido un delicioso té con hierbabuena recién cortada del jardín, que degustábamos sentados en unos confortables sillones bajo la sombra de un frondoso magnolio.   El agua de la piscina se movía a causa de las ondas que creaban los pajarillos que se acercaban a beber y refulgía bajo el brillo de la mañana.  Todo en aquella casa invitaba a la paz y a la armonía.  El Doctor se dio cuenta enseguida de mi ensimismamiento y me explicó:

-          Es el influjo de los Nerds que llegan a desarrollarse plenamente.  Hay un doctor, Dabrowsky se llamaba, que lo explica muy bien.  El proceso se parece mucho al de una crisálida que termina convertida en mariposa.  Comienza en el Ego y termina en el Ser.  Todas las Escuelas Espirituales de este planeta han perseguido esta búsqueda que han apoyado Nerds muy evolucionados durante siglos y siglos.  Ahora el planeta está en un punto de inflexión y la humanidad anda convulsa.   La Oscuridad se rebela ante la pérdida de poder que supone la existencia cada vez mayor, de grupos de personas capaces de ir contracorriente, pensar por sí mismas y trabajar para la Luz, eso vuelve a sus seguidores más irascibles y dañinos.

-          ¿Qué haremos Doctor? ¿Cuál será nuestro próximo paso?

El Doctor miró a Helen con infinito cariño y respondió: 

-          Lo sabes muy bien querida:  Información y Actuación.  No hay mejor insecticida para las Arañas. 

-          Y no hay Oscuridad que se resista a la Luz.

Helen y el Doctor sonrieron al unísono y continuaron tranquilamente tomando el té, pero yo me quedé algo chafada porque esperaba algo más de acción en esta aventura.  Por lo menos disfruté de un hermoso día bajo el sol del Sur, acompañada de dos buenos amigos que disfrutaban de una sabiduría muy poco común.


P.D.:  Dedicado a todos mis Nerds y a David Tennant, mi Doctor Who favorito.

Que paséis un buen día.

domingo, 1 de mayo de 2016

“Aquí, aquí, aquí no hay quien viva, ..."



Serie televisiva y “reallity show” español en todos los campos y, especialmente, en los grupos de padres relacionados con las AACC, (-obviamente, esto de la genética tiene sus fallos-).



Vaya por delante que en este blog escribo lo que me apetece dentro de la legalidad que me rodea, si alguien me lee es porque quiere, no porque yo le haya ido a buscar ni necesite de su aplauso o de su crítica, que para conocimiento y efectos de mis posibles lectores, me importan un pimiento, dicho sea con el máximo de los respetos.



No soy un personaje público, no estoy suscrita a ningún partido político, grupo mediático, asociación, empresa u organismo público, no vivo de lo que publico (todo de andará), no le debo nada a nadie (GAD), salvo a los míos, en fin, que si mis opiniones no son de tu agrado no me sigas leyendo.



Como española me duele que mi país desperdicie y machaque el talento de sus gentes y no pienso dejar de intentar que esto cambie con mi actitud y con lo poco o lo mucho que pueda saber por mi formación jurídica y psicológica (mal que le pese a algunos).  Que esto puede ayudar a alguien bien, que molesta a algunos o a muchos, lo dicho, me da exactamente igual.



Dicho esto, resulta curioso que en este reallity show, lleno de victimismo, lloros, envidias y de “presidentes de esta nuestra comunidad”, que llenan sus pequeños egos con el protagonismo que les puede conferir el aplauso de sus acólitos, -puesto que no disponen de hechos que respalden sus actos-, se lo pasen pipa rajando de cualquier profesional jurídico, sanitario, psicológico, que ejerce conforme a la Ley, que se permita la osadía de saber algo, ya sea mucho o poco, sobre el tema de las AACC y que se atreva a ganarse el pan con el ejercicio lícito de su profesión.  ¿Será que han nacido para pequeños dictadores?  ¿No estábamos en un país de libre mercado? 



Tampoco dejan títere con cabeza en el campo de las fundaciones de ayuda a este colectivo (por cierto, regidas por la Ley 50/2002, de 26 de diciembre, de Fundaciones)






A modo de breve información, os contaré que para constituir una Fundación hay que aportar la friolera de 30.000 euros del bolsillo de los patronos.



Las Fundaciones no pueden “ganar dinero”, si ofrecen cualquier servicio de pago es porque los profesionales que dan ese servicio cobran por su trabajo (-faltaría más-) y son los beneficiarios o usuarios de dicho servicio quienes deben contribuir a pagar los costes de dichos servicios.  Esto es, si por ejemplo dan cursos, conferencias u organizan cualquier actividad, deben cobrar a quienes se apunten para poder costear este servicio.



Si perciben cualquier cantidad en forma de subvención, donación o como excedente de cualquier actividad, ésta solo puede ser invertida en las actividades, proyectos y objetivos de la Fundación o devuelta al organismo que la otorgó en el caso de las subvenciones, lo que deben presentar ante la AEAT anualmente, junto a toda la documentación de sus actividades y que, una vez verificada por la Agencia tributaria, suelen exponer públicamente, en un ejercicio de transparencia.

Leer especialmente la Ley de subvenciones:  Artículos 14 y 15: 
https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2003-20977



El hecho de que actualmente se encuentran abiertos determinados procedimientos judiciales contra personajes públicos que bajo una organización supuestamente sin ánimo de lucro,  -presuntamente-, se lucraban a su costa, no es significativo de la inmensa mayoría de Fundaciones creadas con la finalidad de ayudar a cualquier colectivo.



Luego están los miembros de grupos de redes sociales, que te piden “amistad” en tu perfil del facebook, twitter o cualquier otra red, por cotillear sobre tu vida y que, sin conocerte lo más mínimo, te tratan y hablan de ti como si te conocieran de toda la vida y supieran todo lo que hay que saber sobre ti.  Cansada de que me den la paliza con “invitaciones de amistad” cada vez que abro mi perfil, acepto como “conocidas” a personas que rara vez conozco, así que posiblemente, cuando tenga tiempo y ganas, haré una purga de tanto “amigo” puesto que con amigos como esos para qué quiere uno enemigos.



Para esos “conocidos” solo decir que:  no publico mi vida en las redes sociales, no doy datos esenciales de mi biografía, ni de mi ubicación, de mi formación o de mi ideología. El día que alguien publique mi biografía, si es que la misma le interesa a alguien ajeno a mi vida, porque dudo mucho que yo publique mis memorias (aunque nunca se sabe), lo mismo se enteran de sobre quién están hablando.



Así que a estos pequeños dictadores y amigos del cotilleo les recomiendo encarecidamente que estudien más, trabajen más y hablen menos, aunque eso en este país nuestro, parece especialmente difícil.  Y es que "Spain is different".



Que paséis un buen día.